jueves, junio 22, 2006

Introspección




Dos días conmigo. Dos días dignos de marcar en rojo en el almanaque. Dos días que no fui a trabajar. Este dolor tan fuerte de espalda que no cede. Dos días durmiendo. En mi posición fetal de toda la vida. ¿Por qué algunas personas dormimos en posición fetal? Refugiada del mundo. Dos días de introspección con los ojos mirándome por dentro. Explorándome. Hurgando en mí. A mate con peperina y cigarrillos. Enfrascada sólo en mi interior. A salvo del naufragio. Conociéndome. Intentando conocerme. Dos días para meditar en todo aquello que deseo mejorar, en todo aquello que necesito cambiar. Mañana todo vuelve a comenzar. Otra vez tendré que salir a la calle y enfrentar la vida.

Etiquetas:

12 Comentarios:

Anonymous licantropica dijo...

Otra vez tendré que salir a la calle y enfrentar la vida.

Alguna vez me va a tocar a mi.. mientras.. cuentame como te va ;)

23 de junio de 2006, 02:24  
Blogger Jack Celliers dijo...

Conozco un japonés quiropráctico que puede

a) Matarla a patadas.
b) Dejarla como nueva.
c) Las dos cosas.

En cuanto a enfrentar la vida... en fin: uno quiere ser inmortal y después se queja de tener que enfrentar la vida. Somos así: incurables.

Ahora que lo pienso, la eternidad implicaría tener también una cuenta corriente inagotable.

23 de junio de 2006, 13:42  
Blogger la otra frontera dijo...

A veces es util, necesario,y maravilloso meterte contigo misma para crecer, crecer y vivir

23 de junio de 2006, 15:14  
Blogger Zalet dijo...

Dos dias conmigo.

Creo que ese dilema no lo pude solucionar, y por eso resulto el blog.

Gracias por haber espiado mi rinconcinto, sinceramente, me reconforta y me hace sentir acompañada.

Si ves luz entrá, las puertas estan siempre abiertas.

23 de junio de 2006, 18:49  
Blogger MId-night-mare dijo...

sin tiempo te cuento que dos dias es mucho tiempo. Te mando besos, y te cuento que cuando quieras podes venir a leerme, yo tratare de hacer lo mismo, pero sin compu en casa es todo un dilema :(
Otro beso y un par de abrazos

24 de junio de 2006, 00:29  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Licantrópica: Mirá que yo me referí sólo a "dos días" de introspección. Lo digo por tus palabras de "alguna vez". Cuidado con eso! Y sí, en el próximo post te cuento qué tal me fue hoy. Mejor tomalo con filosofía y respirá profundo antes de leerlo :)

Jack: Gracias por el consejo. Sería cuestión de ver a su ponja quiropráctico o a cualquiera que sea capaz de quitarme este maldito dolor. De las opciones elijo la B: dejarme como nueva ;) Gran verdad: somos incurables. Ah! Y no puedo negar que lo de tener una cuenta corriente inagotable me sedujo. Será cuestión de perseguir la eternidad. ¿Qué hago? ¿Me meto en formol? ¿Qué opina? ;))

La Otra Frontera: Ha sido todo un placer recibir tu visita y tus acertadas palabras. Eso fue lo que intenté hacer. Inspeccionarme, "mirarme" por dentro para poder crecer y vivir mejor. Nos seguimos leyendo. Ya te visitaré.

Zalet: No creas. En realidad, "dos días conmigo" me parecen que no alcanzan para nada :(( Conocerse y hurgar dentro de sí mismo nos lleva toda una vida ;) pero, bueno, en parte por tus mismos motivos también yo comencé con este blog que pretende ser un diario con la íntima esperanza de poder leerlo algún día hacia atrás y atesorar todo lo escrito, lo bueno y lo malo que me va sucediendo a diario. Gracias por estar! Nada que agradecer, a mí también me reconfortan las visitas y me hace sentirme acompañada. Siempre se ve luz en tu puerta así que no dudes de que entraré.

Mid-night-mare: El tiempo es poco o es mucho según el cristal con que se lo mire. Para mi, estos dos días volaron. Me hubiese fascinado haber podido disponer de más tiempo para la introspección de la que hablaba. Lamentablemente, la calle y las obligaciones me reclaman y no sólo de divagues, ensoñaciones y elucubraciones vive el hombre. También hay que ganarse el pan nuestro de cada día ;) y nobleza obliga.
Espero que lo de tu compu se solucione pronto y tengas la compu en casa. Sentí eso mismo cuando perdí la mía y estuve una temporada sin ella y sin poder postear ni leer como me gustaría haberlo hecho. Ahora, gracias a quien sea, ya lo tengo solucionado.
Mil gracias por tus cálidas y reconfortantes palabras. Por supuesto que te leeré. Ya lo he estado haciendo y tus letras me gustan y mucho. Muchos besos.

24 de junio de 2006, 01:26  
Blogger charruita dijo...

Creo que las dos cosas son necesarias. Mirarse por dentro lejos de la rutina y tambien, salir a enfrentar la vida afuera. Pero a veces nos inclinamos mas de un lado que del otro y ahi nos perdemos un rato. Que dificil el equilibrio no?
Al menos en mi, nunca fue una fortaleza.

25 de junio de 2006, 03:06  
Anonymous Rosa Roja dijo...

Charruita, en mi tampoco es una fortaleza. Máxime que me tira mucho lo de quedarme pensando, meditando, tratando de conocerme, etc. y me gusta ese estado. Tener que salir a la calle para cumplir con las obligaciones no me gusta tanto y ahí se crea el problema. Besos.

25 de junio de 2006, 16:36  
Blogger MARIA DEL NORTE dijo...

SIEMPRE es necesaria la instrospección conciente y sobre todo, valiente. Nos permite conocernos un poquito mas. En este camino que tenemos que caminar, pero no al tun-tun, es lo que nos mantiene fortalecidas, y enfocando en el motivo o los motivos que nos alegran la vida.-
Dos días, tres, sólo uno. Tal vez horas o minutos. Pero cuan necesario es ese sosiego espiritual.-

18 de julio de 2006, 22:22  
Anonymous Rosa Roja dijo...

Gracias, María, por tus palabras tan acertadas. Sí que es imprescindible un momento de sosiego, de instrospección, no siempre enfocando los motivos que nos alegran sino también aquellos que nos duelen. Siempre se sale fortalecido, aunque más no sea el pensamiento.

22 de julio de 2006, 19:05  
Blogger Ann dijo...

y la sensación resumida de los dos dias a donde fue a parar? adentro de un cajón para añejarse junto al cartón vacío de sahumerios? a un rincón de la mente donde nunca más se pueda acceder por más que se lo intente? O quedó quizás, colgada de los labios, pronta a saltar al vacío?

19 de agosto de 2006, 17:25  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Tocada, Ann. Tenés razón: al final no expuse la sensación resumida de aquellos dos días. Eso estuvo mal de mi parte. Pero, a no desesperar :) porque ahora mismo me pasó algo casi idéntico o peor (se puede leer mi último post del 19/08) y trataré de remediarlo contando como me siento después del ciclón. Dame tiempo. Todavía estoy envuelta en el torbellino.
Gracias por la visita y el comentario.

19 de agosto de 2006, 18:21  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal




visitantes en línea


adopt your own virtual pet!