viernes, diciembre 15, 2006

¡Y sííiiiiii, ME QUEJO! ¿Y QUE?

¡Y sííiiiiii, ME QUEJO! Me que-jo, sí, con todas las letras. No hay derecho, no. Y quiero protestar. Aunque nadie me lea, aunque proteste sola, aunque vuelen mis quejas al viento. Pero, siento tanta impotencia que necesito pegar el grito fuerte de la queja. En una de esas, me alivio. Siempre trabajo, trabajo y trabajo. Hasta el agotamiento, muchas veces. ¿Para qué? No rinde lo que debería, no alcanza lo que debería, no es reconocido como debería ser. Y así no se llega a nada, así no se logra nada. Me siento mal. El lunes pasado me sentía horrible. Peor imposible. Y agotada, muy cansada. Y fui a la guardia a hacerme atender. La doc de guardia me prestó poca atención, me atendió en dos minutos. Malestar general, escribió. Dijo que no había un síntoma puntual pero que hiciera 24 hs. de reposo. Que estamos todos igual, esperando que lleguen las vacaciones. "Andá a tu casa y descansá. Estás hecha un trapo de pisos". ¡Adiós! Arrastrando mi alma llegué a casa. A la tarde, tenía turno con mi doc de confianza. Ya me conoce desde hace tiempo. Me atiende con tranquilidad. Me revisó íntegra. Me escuchó. Me prestó atención. Baja presión, acostada - dijo. El pulso muy acelerado -dijo. Taquicardia -dijo. Todos los síntomas de un golpe de calor. Nada. Se cura con reposo absoluto. Con litros de agua, con comida livianita pero a la que se pueda poner sal. Un par de Gaterodes. Cero alcohol. Reposo absoluto por 48 hs. más. Después, comenzó la diarrea. Lo llamé por teléfono, me dijo que lo llame al celular. Le expliqué. Que repose, que la dieta es la misma, que descanse. Me hice todos los análisis clínicos completos. Se los leí por teléfono. ¡Glóbulos blancos por las nubes! El resto, bien.Cansancio total. Esto es el agotamiento. El tiempo parece que vuela, las horas pasan y los días sin que apenas me de cuenta. Y estamos a viernes, ya hace una semana y no hay mucha mejoría.Meto una botella de agua en el freezer y me olvidé que la había dejado ahí. Recién me voy a fijar y había explotado. Meta luchar para raspar los vidrios rotos y pegados al freezer.Ayer a mi viejo le diagnosticaron próstata. Esto sí que es nuevo. Se suman los problemas. A la noche, cenando se me rompe una muela, me duele un diente desde hace una semana. Crece el agobio. Me extenúo.

Leo un comentario de la amiga Marta y hago plena causa común con ella. Hago mías cada una de sus palabras.¡Cuanta razón tiene! ¡Por Diosssssssssss!

Rosa querida,
cautivadesutrabajocomolamitómana
quequieresermillonariasintrabajar:
por qué mis padres no fueron asaltantes de bancos y me enseñaron ese oficio? Por qué se les dio por hacer dinero trabajando (que, por otra parte no hicieron)? Y aquí estamos, las hijas de la honestidad hechas mierda, llenas de deudas
y tapadas de trabajo!

Mirá, Rosa, que no nos vengan con el cuento de que el trabajo dignifica, che! LO UNICO QUE DIGNIFICA SON LAS VACACIONES, EL OCIO, EL RASCARSE.VAYANSE CON EL TRABAJO Y BLA BLA ABLA A LA PUTÍSIMA MADRE QUE LOS PARIÓ!

En fin, Rosa, no es esto muy literario pero decime si no tiene el glamour de la sinceridad!

Y no tengo ganas de hacer nada. Nada, nada, pero N-A-D-A. Sólo dormir y quedarme en casa panza arriba.No será literario, no, pero es absolutamente sincero. Estoy hartaaaaaaaaaa.

Etiquetas:

8 Comentarios:

Blogger dulcecicuta dijo...

me parece sano quejarse...encima del agotamiento se supone que hay que tener actitud de cheerleader?
comprendo perfectamente la sensacion de agobio y hastío. Hace más de dos meses que tengo laberintitis, y vengo a trabajar igual...
ojalá puedas descansar y sacudirte de la peste del cansancio
saludos

15 de diciembre de 2006, 13:23  
Anonymous marta drooker dijo...

Ay, Rosaagotadaquerida! Como casi todos estamos hechos mierda con tanto trabajo, un esfuerzo que en la mayoría de los casos es al pedo, he tomado una decisión. No quiero tener un accidente cerebro vascular por esto. Ah! no, no no, che. De ninguna manera. Si encima de que nuestros mejores años, nuestro mejor cerebro y nuestro mejor corazón, quedan en el trabajo, no quiero que una mitad de mí también quede entre papeles. Pensalo, Rosa querida. No sea cosa que un día de eso nos conozcamos personalmente y las dos andemos con un trípode o una mesita de televisor. Me mato, che, me mato!
Fuerza, compañera de la Matrix!!!

15 de diciembre de 2006, 14:42  
Blogger MARIA DEL NORTE dijo...

Esteeeeeeeeee, bueno ...
solo pasaba a saludar
los ánimos estan un poquito caldeados por estos lares
Besitos, y fuerza, Rose Rouge !!

PD: Creo que para la intensidad con que fue escrito este post, el título mas representativo sería:
¡Y sííiiiiii, ME QUEJO! Y QUE ??

PD2: Marta que chispa que tenés, mujer !! Mas que chispa es una hoguera de humor ! Idola !!!

15 de diciembre de 2006, 15:31  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Dulcecicuta ¡Bienvenida! Y sos la primera persona que me dice que es sano quejarse. Me encantó. Yo no se si será sano o no quejarse pero que, muchas veces, es preferible estar por escrito que estallar por un ataque de nervios, seguro.
Mil gracias por tus buenos deseos. Estoy intentando descansar y cuidar mi salud. Saludos.

16 de diciembre de 2006, 01:30  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Martaagotadatambien No sabés la alegría que me da leer tus palabras. Sentir que estamos atravesando ambas por un "pico laboral" que intenta superarnos. Suerte que a vos no te afecta la salud. Y sí: aka estamos hechas mierdas tapadas de un puto trabajo que, en gran parte, es al pedo :(
Peeeeero, más allá de que tengamos que amasar nuestra fortuna (¿será de harina, che?) creo que debemos cuidar mucho nuestra salud porque eso vale más. No se si tanto el físico como la psiquis. Que tanto laburo no haga que nos desequilibremos ya que el agobiio psíquico influye muchísimo en nuestro organismo.
¡¡¡¡POR SUPUESTO QUE NOS VAMOS A CONOCER!!!!! Y el día que nos encontremos ¿quien nos para? Sanitas y lozanas para disfrutar de la vida y para hacer lo que nos de la gana juntas!!
Che, mirá si escribimos un libro sobre cómo salir a flote del stress laboral, se vuelve un best-seller y nos hacemos millonarias. Pensalo ;) Un gran abrazo!

16 de diciembre de 2006, 01:37  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

María Sí, ejem... justo caíste por acá en un momento "hot" del mediodía ;) Ya pasó. Ya estoy otra vez mansita, mansita liberando tensiones. Dije NO y me quedé en casita reposando, haciendo lo que se me da la gana, panza arriba y con todas las ventanas abiertas que llenan de ventilación mi hogar dulce hogar y me refrescan porque la noche, ahora, está preciosa.
Tus palabras son órdenes así que le cambié el título al post.
Un besote.
P.D.: Ojo, con Martita, mirá que anda como yo, medio border jeje.

16 de diciembre de 2006, 01:42  
Blogger charruita dijo...

Bueh...resulta ser que yo estaba por explotar tambien. Pero lo mio es como ruleta rusa y en lugar de explotar por las cervicales, por la presion arterial, por las tarquicadias o el sueno que no viene exploto por el culo. Si, asi es. Unas hemorroides de la gran peste! Y es como ironico no? lo mio no es agotamiento del trabajo, es agotamiento de andar sola por la vida. Pero que le vamos a ser! si de ultima una elije andar sola por la vida...y encima arrastrando un gato, siete plantas que van en aumento, unos libros que intentan no multiplicarse y hoy dos camisetas nuevas y un calzoncillo largo...si, de los que usaba mi viejo. Un abrazo rosa roja y segui escribiendo en bloger que por ahi tenes suerte como la paisana tuya, esa que escribio un blog de mirondanga *mas danga que miron, y le publicaron no?

17 de diciembre de 2006, 01:43  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Charruita Parece que estamos todas irritables :-( y mal, de una forma u otra, de salud. ¿Sabes? Yo creo (humildemente y sin ser médica ni de lejos) que la parte emocional, el aspecto "psíquico" nos juega malas pasadas y todo lo que nos afecte psíquicamente nos repercute y se manifiesta en el organismo. En mi caso, el agobio es laboral, la tensión de trabajo, la cantidad de horas que siento que derrocho porque no vale la pena el sacrificio por la recompensa. A la larga, se torna desgastante. En tu caso, la soledad, el ir sola por la vida como decís, pero ¿sabes? también es una verdad grande como una casa que hemos sido nosotras quienes, de alguna manera, hemos elegido determinado x ritmo de vida y en este camino por el que hemos tomado lo más factible es que transitemos solas :( Hacés bien en quejarte, de alguna forma, porque hace bien descargarse. Sería preferible pegar el grito oportunamente antes que explotar por el físico. Vos con las hemorroides, yo con el estrés y los dolores gástricos... En fin, tendríamos que aprender a vivir en armonía con nosotras mismas y no es tan sencillo :(
Y seguiré blogueando, sí, pero porque me hace mucho bien el intercambio con los demás, esa "ida-vuelta" de comentarios, comentados-comentaristas, ese intercambio es impagable. Eso no lo cambiaría porque me da mucha satisfacción. Sí me encantaría que me publiquen pero no este blog, en absoluto. Esto es como un pedacito de mi casa, así lo siento. Para publicar hay poemas, hay cuentos y hay una novela por terminarse, eso sí estaría bueno. El diario vivir no. Un abrazo.

17 de diciembre de 2006, 13:49  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal




visitantes en línea


adopt your own virtual pet!