domingo, junio 11, 2006

Buenos Aires con camiseta celeste y blanca

Ayer salí a caminar para estirar las piernas. Justo coincidió con el horario del partido de Argentina. Yo ni lo pensé. Multitud de gente en los bares, o sentados o mirando desde la calle por las vidrieras. Seguí caminando. Llegué al Alto Palermo y ahí me metí. Silencio. La gente paseaba como yo. En eso, gol de Argentina y tembló el shopping :-( Seguí mirando vidrieras sin prestar mucha atención. Me metí en Yenny y el tiempo voló sin que me diese cuenta, rodeada de libros, metida en el mundo de la literatura, hojeando páginas, leyendo títulos de reojo, eligiendo...
Salgo a la calle y comienzo a caminar por Av. Santa Fe. ¿Qué pasó? Bocinazos de automovilistas, autos con banderitas flameando, gente en todos los balcones de la avenida, adolescentes con camisetas de Argentina, una chica con remerita negra y letras rojas "I love AR", todos los transeuntes enloquecidos, hombres y mujeres. Sigo caminando hasta que siento una copiosa lluvia de papelitos cayendo sobre mi cabeza desprotegida. Todos en los balcones tirando papelitos. Y me sigo preguntando: "Pero, ¿qué fue lo que pasó?" Continué mi marcha abrazada a mi nueva adquisición Donde mejor canta un pájaro desde donde Alejandro Jodorowsky me observaba aturdido sin respuesta.

Etiquetas:

11 Comentarios:

Blogger Jack Celliers dijo...

Me parece que el futbol no está tan mal. Como todo deporte tiene una estética propia, física y dinámica.

Creo que en el movimiento del cuerpo, cualquiera que sea, hay una verdad que las palabras nunca alcanzan a expresar.

El problema del fútbol es que está contaminado por negocios, política, nacionalismo barato, una subcultura mersa... en fin: eso que sumerge sus atributos estéticos en una marea de ningunez ruidosa.

Me encanta jugarlo.

Salud!

12 de junio de 2006, 21:50  
Anonymous marta drooker dijo...

El fútbol, todo lo que lo rodea y produce es, según Juan J. Sebrelli, sólo un gran negocio fraudulento para mercaderes y políticos. El lo equipara con el narcotráfico. Quién podría negarlo sin pruebas! Para Borges sólo se trataba de 22 estúpìdos corriendo detrás de una pelota.
Aunque acuerdo con Jack que detrás de toda la mierda, hay un juego colectivo de estrategia. Y eso es algo más que nada.
Un abrazo

14 de junio de 2006, 10:25  
Blogger Gabby dijo...

A mí me gustaba jugarlo de chica, hasta que me crecieron los pechos y a los pibes les interesaba otra cosa. Muy molesto, por cierto.
Pero la parafernalia del mundial, puaj. No puedo dejar de relacionarla con la mierda de cortina de humo del 78.

16 de junio de 2006, 11:06  
Blogger charruita dijo...

Bueh...concuerdo con Borges. Pero le agrego..."y miles de tontos mas gastando dinero, energia y tiempo por los 22 tontos que patean una pelotita a un agujero que ni agujero es mas el sequito mafioso que le sigue..." un poco larga la frase pero es lo que me inspira el futbol. Si por algo doy gracias a la vida, es por estar en USA viviendo durante los mundiales de futbol...ahhhh aqui uno si quiere ni se entera de eso. Ni tiene que aguantar un monton de idiotas luciendo las camisetas y peleandose a ver quien gana...disculpen los epitetos pero eso me sugiere la pasion fubolera la cual gracias a las diosas y dioses no herede de donde naci.

Saludos Rosa Roja y ya estas en mis links...con este post te ganaste mi amistad incondicional! jajaja

17 de junio de 2006, 02:23  
Anonymous licantropica dijo...

A mi me hubiera gustado estar en Argentina para el 25 de mayo...

y tambien me hubiera gustado estar estos dias...

solo para comparar vio??... comparar que tan embanderado estaba ese.. mi país en dos momentos tan ... distintos.

Ironias..

com siempre, me pliego a Borges...

17 de junio de 2006, 18:19  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Jack, tal cual. Tb yo pienso que el movimiento del cuerpo sirve para expresar aquello que las palabras jamás podrían decir. Y tb me apena que el fútbol esté contaminado por la política y por los intereses monetarios.

Martha: ignoraba lo que dijo Sebrelli pero tb coincido. Es una pena que los negociados y los intereses por el dinero que gana cada jugador o por cuánto ganan en un pase de equipos sea más poderoso y eso haga que se haya perdido el verdadero fútbol como deporte que alguna vez sí existió.
A pesar de todo opino como Borges: 22 tipos corriendo detrás de la pelotita. De poder elegir, preferiría mirar jugar al fútbol a cualquier grupo de hombres en un potrero de barrio. Tendría más valor ante mis ojos.

Gabby: lamento tus malos recuerdos u asociaciones. A mí no me gusta el fútbol y también lo he jugado con mis primos varones y con pelotas de papel o de trapo, hasta que llegamos a las de cuero en la adolescencia. Dentro de lo que es hoy el fútbol los partidos más válidos siguen siendo los de los mundiales, aunque no me guste el fútbol, lo reconozco.

Charruita: Noto tu aversión en contra del fútbol, lo mismo que nos sucede a varios. Si te soy sincera te diré que no me gustaría estar viviendo en USA (y he tenido la posibilidad), ahora bien, si uno puede zafar del fútbol y no enterarse algo de positivo al menos parece que tiene. También vos ya estás entre mis links, ni qué hablar!

Licantrópica: Es comprensible que te gustaría estar en nuestro país, eso sería muy lindo, pero pensando en venir de paseo, no es necesario venir a comparar nada (aunque entendí que era sólo una ironía). Desde ya te puedo dar la respuesta a tu intriga y es que ni punto de comparación el festejo impresionante del sábado pasado que ganó Argentina por primera vez con el 25 de Mayo que -practicamente- nadie recordó...
Parece que es unánime lo de plegarse a Borges en cuanto a fútbol ¿no?

18 de junio de 2006, 01:11  
Blogger Jack Celliers dijo...

Perdón, pero no. Soy un incondicional de Borges, pero lo que dijo del fútbol es un reduccionismo bobo: con similar razón (e ineptitud) se puede decir que La Divina Comedia es un montón de papel entintado.

18 de junio de 2006, 02:12  
Blogger charruita dijo...

Dos comentario:
Rosa...antes pensaba que el último lugar del planeta en que pondría un pie era precisamente U.S.A. ahora, estoy feliz de las cuestiones positivas que me llevan a vivir en esta parte del planeta sin dejar de ver las cosas que no me gustan del sistema que gobierna y otros bla bla bla...pero ese es otro tema.
jack...para mi será reduccionismo pero de bobo no tiene nada. Y comparar un concepto del fútbol con uno de la Divinda Comedia es como que nadita que ver!.

18 de junio de 2006, 04:37  
Blogger charruita dijo...

obvio debí decir Divina...
a la una de la mañana padesco de cansancio visual frente al monitor

18 de junio de 2006, 04:39  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Jack, no, mejor no digamos que la Divina Comedia es sólo un papel entintado o nos echarán de la blogósfera ;-) Con respecto al fútbol, por eso es que aclaré que no me gusta el fútbol "oficial" ya que me parece que se ha perdido la parte de deporte puro -como debería ser- y ha pasado a ser sólo un negocio más de tantos. Prefiero mil veces sentarme a mirar como juegan 22 pibes de barrio en un potrero. Eso me parece más sano, más deportivo.

18 de junio de 2006, 12:24  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Charruita: Exactamente a esa parte me refería cuando decía que no me atreví a irme a vivir a USA (aclaro que no tengo derecho a hablar porque nunca estuve en USA y sin conocer no puedo afirmar). Me invitaron hace unos años a vivir en New Jersey y/o también en Vancouver (Canadá) y estuve a un paso pero a último momento no me atreví, precisamente, por el sistema. Sin dudas, debe de tener mucho de positivo para las personas que ya están instaladas allá. No tengo dudas.

18 de junio de 2006, 12:27  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal




visitantes en línea


adopt your own virtual pet!