miércoles, septiembre 20, 2006

Atanasio quería saber

Estábamos dialogando, como solemos hacerlo siempre que nos encontramos.
No se cómo comenzó ni cómo derivamos en aquella conversación. Lo que sí se es que jamás la olvidaré. Atanasio comenzó a contarme una historia de cuándo era muy joven. Creo que todo surgió mientras me hablaba de su madre.
En un momento me dijo: "Una vez me fui dos años. Cuando volví, ella no lo podía creer. Sólo me tocaba. Se acercó a mí y me pellizcaba. Cuando me vio creyó que era un fantasma. Habían pasado dos años. No podía creer que hubiera vuelto". Yo lo escuchaba: "¡Pobre madre! ¡Con un hijo así no ganaba para sustos!" - atiné a decirle medio en broma y sonriendo.
El tenía la mirada muy lejana. Parecía que se había remontado a aquella época. "Sí, pobrecita..." -respondió.
"¿Y adónde se fue ¡ dos años!? ¿Me quiere decir? ¿Cómo no se iba a preocupar su mamá? ¿Por qué se fue ¡tanto tiempo!?" - le pregunté asombrada.
Me miró fijo por un segundo, antes de responder lo que menos esperaba que respondiese:
"Quería saber si soñaba".
Y sus ojos lloraron.

Etiquetas:

25 Comentarios:

Blogger Vade retro dijo...

Cuando uno se aleja sin motivos aparentes por tanto tiempo normalmente las motivaciones son tan profundas como la de Atanasio. Su razón fue muy válida...quería saber si soñaba...
Besos.

20 de septiembre de 2006, 03:28  
Blogger kasandra dijo...

Pues yo diría que Atanasio te dijo su verdad profunda pero no te dijo sus motivos esenciales.

Creo que esas son respuestas que ya uno se elabora de regreso. O bien que le llevan, es cierto. Y a lo mejor Atanasio sólo sentía las verdades profundas por las que los demás nunca nos dejamos llevar.

20 de septiembre de 2006, 04:36  
Blogger MARIA DEL NORTE dijo...

En general, la época en que mas soñamos, a veces despiertos, es durante la juventud.
Antasio tal vez quiso comprobar en que estado se encontraba ... seguro que comprobó que despierto.
Y ese despertar puede que haya significado madurez y fortaleza espiritual para el.-

20 de septiembre de 2006, 13:18  
Blogger la otra frontera dijo...

A veces la vida te depara momentos amargos y crees que es un sueño, y a veces la vida te depara el gran sueño y piensas que es un sueño también, la distancia en la soledad te puede dar medida exacta de la realidad, o del sueño?
la vida de cualquier manera es un sueño demasiado corto.

20 de septiembre de 2006, 18:29  
Blogger Gertrudis dijo...

soñar es esencial...

23 de septiembre de 2006, 00:46  
Blogger MARIA DEL NORTE dijo...

Escena a ser resulta:
a- Toc, toc
b- Si, que desea ?
a- Buenas noches ! Disculpe la molestia y estas horas ... pero ... se encontraría Rosa Roja?
b- Ella esta de aqui para alla, con mucho trabajo ...

SE TE EXRAÑA ROSAAAAAAAAAAAAAAA!!!

24 de septiembre de 2006, 23:45  
Anonymous Anónimo dijo...

Rose, a veces me pierdo con Atanasio, se que es su amigo del bar con quien tiene muchos puntos de coincidencia, pero, me cuenta algo mas de el??

25 de septiembre de 2006, 11:03  
Anonymous serdemar dijo...

¡Que personaje tan interesante Anastasio!, a mi también me gustaría saber más de él.
Besitos

25 de septiembre de 2006, 14:47  
Anonymous Rosa Roja dijo...

Vade Es cierto, cuando uno se aleja tanto tiempo siempre hay un motivo verdadero de fondo. Me sorprendió, en este caso, el hecho de irse en pos de un sueño. Pero,tenés razón, es muy válido, mucho más válido-quizás-que otros motivos. Besos!

27 de septiembre de 2006, 04:53  
Anonymous Rosa Roja dijo...

Kasandra Coincido con vos y pienso igual: me dijo la verdad de aquellos sentimiento pero no me dio su verdad esencial. No importa demasiado, con enterarse de que partió en pos de un sueño ya es bastante. Y es cierto: la mayoría de las personas no nos dejamos llevar por nuestros sueños.

27 de septiembre de 2006, 04:56  
Anonymous Rosa Roja dijo...

María Debe ser durísimo comprobar que estamos despiertos. A mi a veces me pasó también y hasta tuve que pellizcarme y comprobar que estaba despierta. No fue muy agradable.
Maríaaaaaaaaaaa, recién hoy me enteré de la sorpresa y de lo nuevo que pusiste en mis manos. Me dio una emoción inmensaaaaaaa. Contá conmigo. Mañana mismo me pongo manos a la obra! Muchos besos y gracias por incluirme. Estoy encantada.

27 de septiembre de 2006, 04:58  
Anonymous Rosa Roja dijo...

La Otra Frontera Es real: la distancia, muchas veces, te puede dar la dimensión exacta de lo que te sucede. Máxime en la juventud/adolescencia cuando una persona está buscando su camino.

Gertrudis Coincido. Nadie debería dejar soñar. Lástima que con el tiempo lo vamos perdiendo....

27 de septiembre de 2006, 05:01  
Anonymous Rosa Roja dijo...

Anónima Es un placer recibir sus visitas y comentarios. Y si me llama Rose más me gusta :) porque me trae los más hermosos recuerdos.
En efecto, Atanasio es "el amigo del bar", por llamarlo de alguna forma. Dentro de lo que pueda contarle, es decir dentro de lo que se de él, dígame: qué le cuento???

27 de septiembre de 2006, 05:05  
Anonymous Rosa Roja dijo...

Serdemar Sí que es un personaje interesante. Raro especimen, sí, y muy buena persona de las que ya quedan pocas. Qué les cuento de él??? Besitos para ti y me alegra tenerte por aquí.

27 de septiembre de 2006, 05:07  
Anonymous Anónimo dijo...

Cuentenos el primer encuentro, como se abrieron a estas charlas, desde cuando? ud sabe como contranos, Rose!

27 de septiembre de 2006, 10:39  
Blogger lauraBaires dijo...

Anastasio soñaba con soñar? Sería que su madre no lo dejaba? A veces pasa...a veces NOS pasa...
Un beso

27 de septiembre de 2006, 15:05  
Blogger MARIA DEL NORTE dijo...

Rosa rococó rosada, en eso te vas a transformar, si no das pronto señales de rojo en mundo blog.-
Ahi va, te lo tiro, cuidadooooo
Chuicccc .... Es un besito acercador, Rosa de Lejos

29 de septiembre de 2006, 23:39  
Anonymous Marce dijo...

Uy! que emoción! me llena de ternura!
Saludos Rosa!
que andes bien

30 de septiembre de 2006, 20:48  
Blogger MId-night-mare dijo...

por alguna extraña razon me hicicste acordar al libro de los abrazos de Galeano. Soñar es lo que todos hacemos, buscarlo lo hacen pocos (como él). Ojala yo puediera escapar de esta... inmediatez.
Te mando un beso, gracias por estas lineas que me alegraron la noche

1 de octubre de 2006, 00:41  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Mi querida Anónima Le contaré como nos conocimos, cómo comenzamos a abrirnos al diálogo. No se si sabré hacerlo pero lo intentaré. De todos modos, siguiendo los links donde dice su nombre, verá que la lleva de un post a otro de los anteriores y así podrá enterarse de cada una de las conversaciones que mantuvimos y mantenemos en el café. Un besazo y todo mi agradecimiento por leerme, comentarme y llamarme "Rose" que me encanta! :)

3 de octubre de 2006, 02:07  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Laurabaires Es un placer tenerte por acá y te doy mi palabra de que me pondré al día con tu blog. Aunque ya lo conozco quiero actualizarme bien. Prometo visitarte. En cuanto a Atanasio, me dio la sensación de que lo que quiso decir (aunque no estoy demasiado segura) es que lo que estaba viviendo le parecía un sueño (¿o sería una pesadilla?) y necesitó salir de su casa, alejarse para tomar distancia y discernir si lo que vivía era una realidad o un sueño. También puede ser que quisiera soñar y fue en busca de esos sueños. Tal vez al descubrir la realidad regresó decepcionado. Pero, se me ocurre que son o somos pocas las personas que nos atreveríamos a dejarlo todo e irnos en pos de un sueño. Eso habla muy bien de su alma, de sus sentimientos, no se... Me conmovió cuando me lo contó y más me connovió cuando vi que se le caían las lágrimas. No es tan fácil ver llorar a un hombre y menos por un sueño! Un beso para vos.

3 de octubre de 2006, 02:14  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

¡Simplemente María! Alláaaa voyyyyyyyy. Te lo prometo solemnemente. Me sorprendió el proyecto y me encantó la idea y quiero o mejor QUIERO (en mayúsculas) participar y colaborar. Se que me va a encantar la experiencia. Dame tiempo, por favor, un poquitín más de tiempo y estoy allí contando alguna historia de la vida real si se puede. Si por algo no he aparecido es, precisamente, por mi falta de tiempo crónica :( No sabés la rabia que me da. Pero no quiero ser rosa rococó rosada. No, por favor, que me acuerdo de Mirtha y sus almuerzos :) Nah, yo soy una humilde rosa roja, apenas. Ten piedad de mí. Un besazo de rosa cercana.

3 de octubre de 2006, 02:19  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

¿Viste Marce? Yo también sentí lo mismo: emoción y ternura y algo de tristeza también pensando en lo que puede haber padecido el griego... ¡Qué va a hacer! Casi siempre las historias de vida superan la ficción :(( Besos!

Mid-night-mare Me dio mucha ternura que te hubiese hecho acordar al Libro de los Abrazos de Galeano. Es cierto que salir en busca de nuestros sueños es algo que pocos hacemos y eso tiene valor espiritual. Ojalá yo también pudiera huir de esta... inmediatez (tampoco se cómo llamarlo mejor).
Pero lo que más me alegra es que mis simplísimas líneas hayan logrado alegrarte la noche. Si sólo logré alegrártela por un instante siento que mi misión está cumplida y que seguir en el blog bien vale la pena. Un gran beso para vos y todo mi agradecimiento por tus palabras.

3 de octubre de 2006, 02:25  
Anonymous Anónimo dijo...

"cuando nuestros sueños se han cumplido es cuando comprendemos la riqueza de nuestra imaginación y la pobreza de la realidad"

4 de octubre de 2006, 11:24  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Anónimo Muchas gracias por sus palabras que reconfortan el alma. Ojalá algún día se cumplan alguno de mis sueños y de los suyos.

5 de octubre de 2006, 01:31  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal




visitantes en línea


adopt your own virtual pet!