sábado, septiembre 16, 2006

A puro verde y cielo

Mediodía del sábado. En provincia. Día de descanso. Día de no hacer nada. Lejos, lejos de lo cotidiano, lejos del trabajo, de las obligaciones, del cansancio. Haciendo nada. Curioso estado casi desconocido para mí.
Sólo aire puro, más puro que en plena ciudad. Lejos del smog. Sólo verde, mucho verde. La vista perdiéndose en el infinito de un césped que no termina. La sombra de los árboles añosos. Los árboles frutales. Hacia arriba sólo cielo.
Verde y azul para mis ojos.
Mi cuerpo balanceándose en una hamaca paraguaya colgada de un árbol.
El espíritu revive.

Etiquetas:

8 Comentarios:

Blogger Milkus Maximus dijo...

Lo lamento, pero leí tu post, y no pude evitar envidiarte, recordando estos versos:

¡Qué descansada vida
la del que huye el mundanal ruido
y sigue la escondida
senda por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido!

Que no le enturbia el pecho
de los soberbios grandes el estado
ni del dorado techo
se admira fabricado
del sabio Moro, en jaspes sustentado.

No cura si la fama
canta con voz su nombre pregonera
ni cura si encarama
la lengua lisonjera
lo que condena la verdad sincera.

¿Qué presa a mi contento
si soy del vano dedo señalado?
¿Si en busca de este viento
ando desalentado
con ansias vivas, con mortal cuidado?

¡Oh monte, oh fuente, oh rio,
o secreto seguro y deleitoso!
Roto casi el navío
a vuestro almo reposo
huyo de aqueste mar tempestuoso.

Un no rompido sueño,
un día puro, alegre, libre quiero;
no quiero ver el ceño
vanamente severo
de a quien la sangre ensalza o el dinero.

Despiérteme las aves
con su cantar sabroso no aprendido;
no a los cuidados graves
de que es siempre seguido
el que al ajeno arbitrio está atentido.

Vivir quiero conmigo
gozar quiero del bien que debo al Cielo.
a solas, sin testiggo,
libre de amor, de celo,
de odio, de esperanzas , de recelo.

Del monte en la ladera,
por mi mano plantado, tengo un huerto,
que con la primavera
de bella flor cubierto
ya muestra en esperanza el fruto cierto.

Y como codiciosa
por ver y acrecentar su hermosura
desde la cumbre airosa
una fontana pura
hasta llegar corriendo se apresura.

Y luego sosegada,
el, paso entre los árboles torciendo,
el suelo de pasada
de verdura vistiendo
y con diversas flores va esparciendo.

El aire el huerto orea
y ofrece mil olores al sentido;
los árboles menea
con un manso ruido
que del oro y del cero pone olvido.

Téngame su tesoro
los que de un falso leño se confían;
no es mío ver el lloro
de los que desconfían
cuando el cierzo y el álbrego porfían.

La combatida antena
cruje, y en ciega noche el claro día
se torna , al cielo suena
confusa vocería
y la mar enriquecen a porfía.

A mí una pobrecilla
mesa de amable paz bien abastada
me basta, y la vajilla
de fino oro labrada,
sea de quien la mar no teme airada.

Y mientras miserablemente
se están los otros abrasando
con sed insaciable
del peligroso mando,
tendido yo a la sombra esté cantando.

A la sombra tendido,
de hiedra y lauro eterno coronado,
puesto el atento oído
al son dulce acordado
del plectro sabiamente meneado.

-Fray Luis de León-

16 de septiembre de 2006, 13:31  
Blogger Vade retro dijo...

¡Pero que idilica la escena que decribes!
Dicen que el secreto de la felicidad está en valorar los detalles, las pequeñas grandes cosas...ojalá sea señal de ésto en tu vida.
Besos.

16 de septiembre de 2006, 15:33  
Blogger MARIA DEL NORTE dijo...

Y además de toda esa paz que te llega por la vista, por el olfato, por la piel ... tu oído no se asombra de "escuchar" el silencio?Esos encuentros con la naturaleza no tienen desperdicios, te equilibran el alma, y las ideas.
Disfrutalo, Rosa !

16 de septiembre de 2006, 17:07  
Blogger charruita dijo...

chau! que genial paisaje!! yo hoy vi cemento, free ways, escuche tráfico, metros, olí mal olores de ciudad, y alucine con el paisaje. Y es que las grandes ciudades son mi delirio. Quizá por eso no soy muy ´cuerda´. :)

17 de septiembre de 2006, 03:46  
Anonymous Licantropica dijo...

vamos charruita, las ciudades son hermosas. Que sus mitologias sean mas recientes, que sus historias novedosas, y sus detalles de cemento no impiden que se vuelvan exoticas y placenteras.

El hecho de la Rosa Roja, es escaparse de lo cotidiano, asociado a una aceleración a veces enfermiza. Valorar el verde, no es despreciar el Gris.

Yo amo las dos cosas, en su debido tiempo.

Vixen

17 de septiembre de 2006, 23:15  
Blogger la otra frontera dijo...

estoy en el mismo blog que antes

18 de septiembre de 2006, 22:07  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Amigo Milkus Agradezco y mucho el poema de Fray Luis de León ya que es un poeta que me gusta y mucho. No tenés nada que envidiarme... Estos últimos meses estoy viviendo una época de mucho estrés laboral así que lo único que intento es disfrutar de las pequeñas cosas de la vida y de la naturaleza en los escsos momentos libres para despejar cuerpo y mente. Córdoba es uno de los lugares que disfruto y mucho, en ese mismo sentido, cada vez que viajo. La próxima vez que vaya, avisaré, en una de esas hasta podríamos compartir un café o unos mates disfrutando del aire puro.

12 de octubre de 2006, 00:56  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Vade ¡Acertaste! Ni que hubieras leído mi mente. Eso es exactamente lo que intento hacer. Besos!!

María ¡Gracias! Lo disfruto, sí, o lo intento. Intento buscar paz, unificar y serenar cuerpo y mente. Besos!

Charruita A mí también me gustan mucho las grandes ciudades (aunque a veces las detesto, pero eso ya es harina de otro costal, mi locura). Pero, también me encanta -cada vez que puedo - hacerme una escapada lejos, bien lejos y disfrutar del verde, del cielo, del sol, del no hacer nada. Besos!

Licantrópica Muy pero muy acertado tu análisis. Es así tal cual como lo estás diciendo. Y me gustó eso de "Valorar el verde, no es despreciar el Gris". Tal cual! Sucede que, a veces, necesitamos frenar la máquina para poder desacelernos. Besos!
P.D.: ¿y? ¿dónde te metiste que al final no nos vimos todavía????

La Otra Frontera Sí, lo se, que estás en el mismo lugar. Es mi maldita falta de tiempo que no me permite ponerme al día con las visitas. No te olvido, ya regresaré y prometo ponerme al día con tus hermosos escritos que tanto me gustan. Besos!

12 de octubre de 2006, 01:05  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal




visitantes en línea


adopt your own virtual pet!