viernes, febrero 16, 2007

La vuelta por Belgrano

Hacía tres días que tenía que haber ido por Belgrano. Mi médico está de viaje y dejó un reemplazante y yo ¡sin mis Sanax de cada noche! Llamé por teléfono al reemplazante este miércoles pasado y me dijo que fuese esa misma tarde a buscar una receta. No fui. Ayer tampoco. Hoy, al salir de trabajar, fui directamente; si me pongo a dar vueltas o a caminar o pensar qué hago o qué no hago no voy.
Fui al consultorio y el doc no estaba así es que no conseguí la receta que fui a buscar. Volveré el lunes. Pero, ya lo había tomado como un paseo, una vuelta al barrio de Belgrano que hacía tanto tiempo que no recorría. Y caminé por sus calles laterales (las que cruzan Cabildo, digo), también por la avenida, miré vidrieras y di vueltas sin apuro... hasta que llegué a la conocida esquina, aquella que hace tiempo no frecuentaba. Y doblé por una de las paralelas a Cabildo, en dirección a "la parrillita". La parrillita es un sucucho feo, chiquito, de esos lugares donde se come en el mostrador, sin mesas, no es un lugar que llame la atención -al verlo desde afuera - para entrar. Sin embargo, en ese lugar pasé días excelentes. Noches excelentes, mejor dicho, cuando íbamos varios a cenar todas las noches. Era lindo, agradable, me trajo tantos recuerdos... No volví más por allí. Hasta hoy. Y pasé por aquella calle, caminando lentamente, buscando ese lugar semi escondido a las luces de Belgrano. Había tres hombres sentados en la puerta y me detuve a mirar pero no estaba segura y seguí. Ni bien avancé unos pasos, uno de los hombres - el dueño- me gritó: "¡Tengo cerrado por vacaciones!". Me di vuelta y lo reconocí. Me reconoció. Nos saludamos. Tenía su negocio cerrado, lo está pintando. Le pregunté: "¿pero no me dice que está cerrado por vacaciones?" Me mira y me sonríe: "Y bueno, ¡no me ve! - me dice relajándose en su silla plástica - ¡esto para mí son vacaciones!". Conversamos un rato. Me recordaba perfectamente. ¡En cuanto la vi pararse la reconocí! - dijo. Recordaba a las personas que me acompañaban cada noche. Hablamos de ellos, recordamos levemente aquellas épocas. Casi cuatro años atrás. Nos miramos a los ojos. Sus ojos me preguntaban aquello que no preguntaban sus palabras. Mis ojos también. Me invitó a volver. Abre en marzo. Tal vez alguna noche vuelva. Seguramente, no. Pero, me hizo bien pasar por allí.
Recorrer aquellas calles, aquel barrio, aquel negocio "la parrillita" donde hacían "la carne más tierna de la ciudad".
(Además, no hubiera podido comer carne. Se me caen las lágrimas por el dolor del diente que aún está sin arreglar. Que alguien me explique por qué lo dolores de dientes o muelas atacan de noche).
Tomé el subte, en aquella estación, después de tanto tiempo y regresé a casa.
Esta noche miraré: "En busca del destino".

Etiquetas:

32 Comentarios:

Anonymous Davichof dijo...

A veces lo digo de cachondeo, pero los bares me parecen como viejos/as amigos/as con los que uno se reencuentra, echa un rato de charla, te reconfortan, evocas tiempos pasados...pero dicho así, parece uno un alcóholico jajaaja, nada más lejos de la realidad. Un abrazote grande, me ha encantado leerte :)

17 de febrero de 2007, 03:48  
Blogger Zalet dijo...

Yo no tengo un bar o parrillita, pero tengo un kiosco, el kiosco de mi tio, el kiosco del gallego para los conocidos, pero cumplia la misma funcion. Media ciudad pasaba por ahi, cuando era mas chica, y estaba alla claro, me gustaba ir, los sabados a la tarde era la mejor parte.
Aca ni siquiera hay kioscos. No hay mediaciudad en un metro por tres que constitutia el pasilloa al lado del mostrador, donde nos parabamos tipo esperando ser atendidos y nos pasabamos el mate como posta. La yerba con yuyos o saborizada, guaj, era la unica manera que la tomaba, ahi, porque era eso o nada.
Besito rosa, como siempre, haciendome rememorar buenas epocas.

18 de febrero de 2007, 07:44  
Blogger Superennis dijo...

Y encontraste?/Viste El destino? :O) MMmm... anduve el fin de en casa de mis padres (Centro Sur de mis parajes) y siento nostalgia de años atrás, de querer vivir, pasar de nuevo tal vez por muchas vidas con quien soy ahora. Una forma es volviendo cada vez, conversar lo que se puede con mis padres, disfrutar a los pitufos, recorrer los rincones de mi niñz, adolescencia (qué manera de adolescer!! :O), pre-juventud... los parajes han cambiado pero no mucho, la nostalgia, sigue ahí. Dan ganas de recorrer con el tormento de tus pasiones... uf! (suspiro..)
Saludos Rosa Roja!

nota: disfruté de mi padre adorado (sigueindo el consejo, y lo inevitable de querer hacerlos como siempre ;O) Luego vuelvo por esos lados. Hace falta respirar el aire familiar, renovarse, renovarme.
Abrazo!

18 de febrero de 2007, 22:43  
Blogger Silvina dijo...

...barrio de Belgrando, caserón de tejas..., dice la canción. Que bien, ese tipo de encuentros con días del ayer a mi me gustan mucho, pero trato de que no sean recurrentes
Rosa, saliendo totalmente del tema de tu post, que me ha encantado, quiero invitarte a leer el último mio,(ya sé que no necesitas inv. que siempre te das una vueltita por ahi) y a todos tus lectores, no es una publicidad de mal gusto es una noticia importante que tal vez algunos ya conoscan y que nos afecta a todos los que tenemos blogs. Te espero, un beso.
Ros

20 de febrero de 2007, 07:36  
Blogger Superennis dijo...

bizarre... hoy fui a devolver una película que había arrendado y que no había alcanzado a ver, me la había recomendado una amiga. Re100 hoy me dí cuenta que era En busca del destino (ese que no quiere nada conmigo... :O)

20 de febrero de 2007, 18:37  
Anonymous Anónimo dijo...

Coincido con Silvina, Rose.
"Tratar de que no sean recurrentes", y ojo que soy super aferrada al pasado y cuando me pega "revival" soy la peor, encima mi memoria me ayuda, y se fehacientemente que todo lo que nos impide estar en el momento presente es una trava.

21 de febrero de 2007, 10:13  
Anonymous Anónimo dijo...

ah! me encantó su visita al flickr ya tiene mis answers, cariños Rose, y vuelva cada tanto.

21 de febrero de 2007, 10:15  
Blogger reuben dijo...

Sí, Belgrano tiene algo, a mí me queda un poco lejos, y voy poco.
Hay dolores traicioneros que te atacan de noche, cuando uno se relaja. Sería bueno poder usar la noche únicamente para dormir y soñar.
Saludos

24 de febrero de 2007, 22:19  
Blogger Mónica Laoshi dijo...

Los dolores siempre atacan de noche....Vaya uno a saber porqué....
Un placer leerte, sigo mpas abajo, hay muchos posts por descubrir!
Moni, desde China

25 de febrero de 2007, 15:15  
Blogger Silvina dijo...

Hola!!,... toc-toc ¿hay alguien en casa?.. saludos espero estés bien.

27 de febrero de 2007, 11:49  
Blogger Anita dijo...

Que lindo. Y que bueno que el dueño se acordará...

27 de febrero de 2007, 22:19  
Blogger mi otro yo dijo...

Te quedaste con los recuerdos?

2 de marzo de 2007, 01:15  
Anonymous Anónimo dijo...

ROSE?!? se tomo holidays?
yo la abandono hasta abril, los sures me esperan, mantengase en contacto.
Rochie

2 de marzo de 2007, 09:52  
Blogger Virginia dijo...

Es super rico recorrer lugares del pasado, te paras ahi y pareciera que el tiempo no se ha movido, dicen que cuando uno se mueve del lugar donde creció y dura tiempo el regresar, a nuestra vuelta pareciera que nada ha cambiado y sin embargo todo es distinto...

Muchos Saludos!!

2 de marzo de 2007, 21:44  
Blogger Sereno dijo...

Pero cómo! todavía en Blgrano?! Y el mate cuándo!??!! ;O)
Amitiés!

4 de marzo de 2007, 23:10  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Davichof Coincidimos: algunos bares (no todos), aquellos que están "en" nuestros días, en nuestra cotideaneidad son como esos viejos amigos con quienes uno evoca tiempos pasados, recuerdos, tiempos presentes, dolores actuales, sonrisas antiguas, en fin..... Lo son. Allá aquellos que piensen que sentarse a la mesa de un bar es ser un alcohólico! Nada más lejos (o nada más cerca, jeje) pero lo único importante es que uno puede rememorar viejas épocas y aclarar las presentes. Los recuerdos del pasado, el estar plantado en el hoy no es poca cosa y si eso se logra en la mesa de un café ¡¡¡bienaventurados!!!! Un abrazo!
P.D.: Muchas veces me han hecho discernir qué es lo que quiero hacer en la vida, las mesas de un bar digo.

5 de marzo de 2007, 22:30  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Querida Zalet Se lo que es estar detrás del mostrador de un kiosko cuando una era chica. No con mate, que el mate vino después con costumbre pero no me reniegues de la yerba con yuyos!!!!!! ¡wow!!! esos sábados a la tarde con mate enyuyado debían de ser lo más de lo más :))))) De ser saborizada,lo mejor es la menta :) Y eso sí que es muuuuucho más que nada!!!! ya lo creo! Muchos besos, Zalet. Guardo unos recuerdos impresionantemente buenos de aquellas épocas de niñez/adolescencia detrás de un mostrador aprendiendo de ver a la gente pasar.

5 de marzo de 2007, 22:34  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Superennis Disfruté mucho leyendo tu comentario. Me encantó leerlo. Quizás porque -en este preciso instante- estoy en el proceso de "disfrutar" de estar con mis padres. Lo que dije no pretendía ser un consejo (que no soy nadie para aconsejar), simplemente, la experiencia de vida y el saber que hoy están y, quizás, no los valoramos o si lo hacemos no se lo hacemos saber, y ellos están, siempre están mientras están porque el día que nos falten, ese día... va a ser lo más difícil. El amor de unos padres por sus hijos/as no hay nada que pueda igualarlo. No pretende ser consejo, apenas la voz de los años transcurridos y el ver el mundo pasar. El mundo pasa, los padres siempre están. Muchos besos! y gracias por comentar. Me hizo bien.

5 de marzo de 2007, 22:41  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Silvina Lamento muchísimo el retraso. No tuve oportunidad antes, me fue difícil estos días atrás. Te visitaré como siempre, leeré tus posts, los atasados hasta ver a qué te referías. Mil besos.

5 de marzo de 2007, 22:44  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Superennis Lo suyo es imperdonable!!! :)) ¿Cómo puede devolver una peli sin haberla visto? Y eso que se la recomendó un amigo. ¿Sabe? Esa peli nos da más fuerzas para revalorizarnos. Oiga, si le recomiendan "Mar Adentro" mírela! :)))) Se la recomiendo yo desde este lado del mar. Besos.

5 de marzo de 2007, 22:47  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Querida Rochie Don't worry que no soy recurrente. A este lugar de Belgrano que mencioné, a la parrillita, hacía -exactamente - cuatro años que no pisaba. No se preocupe que no soy masoca :) pero sí , también tengo muy buena memoria y máxime de las épocas buenas. Al igual que ud. soy muy aferrada al pasado. Cada día me doy más cuenta de cuántos puntos tenemos en común!!! Buena señal, amiga. Besos!

5 de marzo de 2007, 22:53  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Obvio, Rochie. Ya está su flickr entre mis favoritos. Lugar imprescindible para visitar y frecuentar.

5 de marzo de 2007, 22:54  
Blogger Sereno dijo...

OOOPs!!! ;O)

5 de marzo de 2007, 22:57  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Reuben A mí también me queda un poco lejos y voy poco y nada hoy por hoy. Imagine que le estoy hablando de cuatro años atrás! Para eso quiero la noche: para dormir y soñar!!!!! Ojalá lo logreeeeee. Gracias y ud. y yo tenemos algo/alguien pendiente: elle, Barbara :) Se que obtuvo sus cds y yo todavía los quiero!!!! Abrazos!

5 de marzo de 2007, 22:58  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Moni ¿En la China? Joeerrrr, estás como la canción de Serrat :)
Besos!!!!!!!!

Silvina Para no mentir te diré que estoy "relativamente" bien pero bien de salud que es lo principal, sí. Besos y gracias.

Anita Eso fue lo que más me conmovió, que después de cuatro años de no pasar por allí (antes iba todas las noches) el hombre me vio pasar y me recordó. Juro que me emocionó.

Mi otro yo No, no me quedé con los recuerdos (aunque no niego que estoy rememorando mi vida como en un flash ultimamente). Sólo estuve muuuuuy ocupada y preocupada. Ya estoy!

5 de marzo de 2007, 23:07  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Amiga Rochie Ojalá estuviera yo en holidays y no renegando en este duro valle de lágrimas :)
Por supuesto que nos mantenemos en contacto. Oiga, abríguese en el sur, lleve frazadas!!! La voy a extrañar, no olvide regresar que tenemos un café fumador en mesita palermitana :)
Felices vacaciones y disfrute de ese paisaje que aún yo no conozco.

Virginia Gracias por tus palabras. Regresé casi por casualidad (para ser honesta) porque me encontraba a la vuelta manzana pero sí es duro el regreso de los recuerdos y más duro el olvido. Cariños.

Sereno Nah, ya dejé Belgrano aquel viernes de febrero sin siquiera saber si regresaré o no en marzo... Tal vez me anime, tal vez no. Quiero que sepas que me encanta tener un "sereno" por aquí ¡¡¡con la falta que hace!!!!!! o) Amitiés. Ahhhhhhh, y me encantó que regresaras ahora y me encantóooo tu opppps o)) me sentí como "mimada", cuidada. ¡Gracias!! Cariños.

5 de marzo de 2007, 23:16  
Blogger Sereno dijo...

Bueno, por la salud se empieza, el resto... sanación, Seren idad :O) ya viene.
Abrazo! (de quien trata de salir de nuevo :O)
Apenas se pueda nos compartimos un matecito por ahí ;O)

6 de marzo de 2007, 22:34  
Blogger Sereno dijo...

Bonsoir Mon Amie!!!! :O)
Feliz Tarde Noche de la Mujer!!!

8 de marzo de 2007, 21:06  
Blogger lauraBaires dijo...

A cierta edad, caminar y perderse en la ciudad es como avanzar hacia el pasado. Todo nos recuerda a algo. Y en tu caso, también vos le recordaste algo a alguien. En quién pensaría ese señor mientras vos pensabas en quien pensabas???
Te mando un beso y te felicito por el cuerpo escultural con el que te retrataste en el post anterior.. je je... Señal de que la autoestima está en su justo lugar.
Besotes, rosita

9 de marzo de 2007, 13:48  
Blogger Vade retro dijo...

Hay lugares que me despiertan recuerdos tan hermosos que sería incapaz de volver a ellos por miedo a que ya nada fuera lo mismo.
Un beso.

10 de marzo de 2007, 18:41  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Sereno Leerte me dio paz. Por la salud se empieza (ojalá me sienta cada día mejor en ese aspecto y llegue la sanación) y si lograra llegar a la serenidad ¡sería lo máximo!
¿Mates? Cuando quieras!
Y muchísimas gracias por haberme saludado en el "Día Internacional de la Mujer". Fue una de las pocas felicitaciones que recibí (en la vida real, me refiero). Un beso.

11 de marzo de 2007, 01:30  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Laurabaires Es muy cierto lo que decís: a cierta edad caminar por las calles de la ciudad... todo nos recuerda algo. Tranquila: mientras ese señor me hizo pensar en las personas que antes me acompañaban a ese lugar, yo le hice recordar a él aquellas mismas noches con aquellas mismas personas que hoy ya no están. Loa dos recordamos lo mismo aunque desde un silencio cómplice.
¡¡¡Jajajaja!!! La autoestima sí está bien, jaja, aunque la foto del post anterior por supuesto no es mía. Muchos besos.

Vade Supongo que a la mayoría nos pasa un poco eso pero hay que vencer ese miedo y hacer frente a aquellos lugares. Los lugares que nos dejaron recuerdos hermosos puede que estén aún más hermosos y los lugares que nos dejaron un sabor amargo pueden que hayan mejorado y los veamos con mejores ojos en el presente. Hay que dar el paso e intentarlo. Besos.

11 de marzo de 2007, 01:36  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal




visitantes en línea


adopt your own virtual pet!