sábado, agosto 05, 2006

Viernes a solas

A solas. Conmigo para pensar y para pasar un momento distendido. Le dije a Atanasio el jueves que el viernes no iría al bar. Le avisé y me dio permiso, en broma, claro. Salí de trabajar y me fui a la peluquería de Coronel Díaz y Av. Santa Fe. Me gusta ese salón aunque sólo es la segunda vez que voy. Me corté un poco. Tenía el cabello largo y ahora lo tengo como semi-corto, melenita, no se que largo es, al estilo de lo que se usaba antes tipo carré aunque no es el corte que me hicieron porque no se usa ahora pero sí el largo que me quedó.
Al salir de la peluquería, me zambullí en Yenny del Alto Palermo y ahí encontré una joyita. La Prosa Completa de Alejandra Pizarnik. Por supuesto, ya tenía su poesía y prosa pero eran de Corregidor. Ahora conseguí la versión de Lumen. Pena que no estén los diarios acá. Así que salí de Yenny feliz.
Al salir de Yenny, cruzé y en la esquina, creo que se llama Pizza Donna o algo similar, me senté y pedí un Tía María on the rocks.
A solas, pensando, en la mesa con Alejandra mirándome. A mi derecha, en la mesa contigua, una pareja de americanos. La chica le leía la carta al yankee, le traducía el menú. Yo los miraba y recordaba antiguas vivencias, no con un yankee, sí con canadienses, leyendo yo las cartas del restaurante.
Mientras tanto mis ojos estaban puestos en Alejandra que me decía:

"Madrid"

Voces desde la nada a ti confluyen. En un bodegón de la calle del Ángel, exaltación y lirismo, los ojos resplandeciendo en mi cara, ya no azules, ya no verdes: carbunclos mágicos, sí. Palabras desde la nada, confluían en mi lengua. Yo contaba. ¿Qué contaba? Le contaba. Me le estaba
contándome -mitad imagen, cálculo y palabra- para que dijera sí, para que me amara. Para que me amara confluían palabras desde la nada
(...) Esa noche hablé hasta crear un fuego.



De repente, recordé que tengo una parva de trabajo acumulado de traducciones para hacer así que me zambullí en un taxi y me vine a casa. Tengo pendiente una traducción para el trabajo, los dos idiomas, del castellano al inglés, del castellano al francés. Son tres páginas. Seis páginas en total pero quiero tenerlas listas para el lunes. Trabajo extra. Todo suma.

Otra novedad. Créase o no: ¡qué viva el fútbol! Jajajaja! Ya se que despotriqué contra el fútbol, ya se, ya se. Pero, bueno, todo va y viene y fluye y confluye. La vida es un vaivén.
Tengo un amigo argentino que hace ocho años se fue a vivir a Madrid. Es periodista deportivo y se dedica, pura y exclusivamente, al fútbol. Es buen muchacho, Sergio, pero algún defecto tenía que tener :) El escribió hace tiempo un libro sobre el 10. Sí, sí, sí, el mismo que están pensando: "el Diego", sí, sí. Pero hace años, cuando todavía "El Diego" estaba en tapa, no como ahora que bajó su perfil bastante. En aquella época cuando Sergio escribió su libro, Diego era Diego. La cuestión es que el libro se publicó acá en Argentina, en España y en Italia. Pero, ahora mi amigo viajó para acá por una temporada, para visitar a su familia y quedarse un tiempo en nuestro país. Vino con una idea y me convocó para esa idea. Parece que una editorial japonesa le propuso traducir su libro al ponja, pero para poder traducirlo quieren leerlo primero en inglés. Después decidirán si lo publican o no allá. Entonces, Sergio me llamó para ver si yo estoy interesada en hacer el trabajo de traducción del español al inglés. ¿Cómo no voy a querer? Son 202 páginas de texto puro, sin contar la parte editada. ¡Claro que quiero! Esta tarde me reuno con él para ver las condiciones, el pago si me sirve o no y el tiempo porque está apurado, quiere que lo tenga listo en 15 días, máximo en un mes pero eso ya es mucho. Es un libro largo, no se si llego. Veré, según lo que conversemos esta tarde. Pero, ¿quién dijo que no al fútbol? ¿fui yo? Jajajaja!

Etiquetas:

6 Comentarios:

Blogger mi otro yo dijo...

Amo y adoro ls palabras de Alejandra. No estabas sola con ella, seguro que no.
Soy de colgarme mirando e imaginando a esos seres que no conozco. PEro que creo que forman algo comun con mi historia.
En fin espero que tus recuerdos concican felices con tu hoy.
Y en cuanto al trabajo propuesto ojala sirva en forma y modo para vos.
Saludos!

5 de agosto de 2006, 19:29  
Blogger charruita dijo...

jajaja Amiga cuando el dinero llega quien se acuerda de los gustos?

Que le salga todo super con el laburito, y de Alejandra no he leído mucho. Me deprimo un montón leyendola y al final no sé cuando estaré lista para leerla a fondo como se debe leer. No sé...será que me mueve demasiado y me da miedo encontrarme en sus letras. Rollo mío, pero muero por leerla y desapegarme de ese bajón que me viene cuando la leo.

Buen domingo para vos!

6 de agosto de 2006, 03:09  
Anonymous Marce dijo...

Siempre es lindo tomarse un dia o unas horas para una, por lo menos de vez en cuando, no?
y...bienvenido el trabajo, no?
saludos

PD: ah! y soy de Parana, entre rios, por eso no hay muchos cafes por aca.

7 de agosto de 2006, 18:37  
Blogger Zalet dijo...

me encanta, no se si te pasa, cuando me encuentro con alguna situacion similar a tu encuentro furtivo con el par de yankees, meterme en su historia, armarla, desarmarla, imaginar como sigue. Solia hacerlo en el Roca, cuando iba a trabajar, y todavia se podia viajar soñando y no mirando la cartera.
te envidio por poder trabajar de lo que es lo tuyo y te gusta, no muchos lo hacen, yo ni siquiera se qué es lo mio. en fin. Suerte, mucha, y a disfrutar!!

8 de agosto de 2006, 07:19  
Anonymous La Rosa Roja dijo...

Mi otro yo Yo también amo y adoro cada palabra de Alejandra. Cuando tenga un tiempito libre (que no será por ahora) voy subir un post con un ensayo que escribí en el 2002 sobre su vida y su obra, a partir de un seminario que hice a 30 años de su muerte. Tenés razón, nadie está sola si está con ella. Saludos!

Charruita Es verdad: también hay que sobrevivir y para eso necesitamos del dinero. El trabajo no tiene preferencias, todo laburo viene como anillo al dedo en este momento.

Mi querida Charruita, es absolutamente comprensible que no te atrevas a leer a Alejandra. Convengamos que su lectura es muuuy fuerte y hay que estar preparados anímicamente para afrontar su lectura. No tengas miedo a que cuando la leas te encuentres en sus letras. Ella fue ella y nosotras somos nosotras. Tenés que aprender a tomar distancia para poder leerla y disfrutarla. Yo también me encuentro en sus letras y también me da miedo. Quizás, a partir del ensayo que pondré algún dia, te sirva o te ayude para leerla sin miedo a la oscuridad. Un besazo!

Marce Siempre es bueno tomarse un día para una, para estar a solas... máxime cuando una carece de tiempo como yo. Salud2

Zalet Tal cual. Eso de estar sentada en una mesa y observar la mesa contigua, la gente de la mesa contigua... Imaginarte en tu cabeza una historia de lo que esos seres pueden estar viviendo (aunque no sea la realidad) es un excelente ejercicio de escritura. Te serviría para escribir cuentos, imaginar historias en tu cabeza y después darle forma, plasmarla en las letras.
No me envidies... Recién ahora siento que estoy en lo mío pero me llevó mucho tiempo lograr todo esto. Antes hacia lo que no me gustaba pero me daba de comer. Ahora hago lo que me gusta y me da de comer. No te preocupes, todo llega un día, ya te llegará saber qué es lo tuyo, te llegará solo.

13 de agosto de 2006, 16:15  
Blogger David dijo...

En este mismo momento estoy en el restaurante en
palermo
que mencionaste leyendo también un libro que compre hace poco. Creo que es un muy buen plan

10 de octubre de 2012, 00:28  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal




visitantes en línea


adopt your own virtual pet!